Los implantes: salud y belleza

Los implantes son uno de los últimos avances en el ámbito de la rehabilitación oral. Suponen una mejora tanto funcional como estética. Recuperar las funciones de los dientes como son la  masticación, fonación, estética, conservación del hueso de la zona, etc., ya no es una dificultad insalvable gracias a la implantología.

Radiografía
Radiografía

Al perder uno o varios dientes el hueso empieza a reabsorberse y a perder su grosor, con la colocación de un implante a tiempo conseguimos mantener ese hueso. La misión de los implantes es sustituir la raíz del diente que teníamos para ocupar su lugar y retrasar los procesos de reabsorción del hueso.

Los implantes se sitúan en el hueso y sobre ellos se colocará el diente artificial, de esta manera se consigue una gran fijación y estabilidad del nuevo diente. Esto representa que la fuerza de la masticación recaerá sobre el hueso y no sobre dientes vecinos o la encía, realizando una función muy parecida a la de un diente sano.

Integración absoluta en la dentadura propia del paciente

Además, los implantes suponen una gran mejora no sólo en funcionalidad sino también en comodidad, ya que el paciente podrá comer, cepillarse los dientes, etc., con normalidad y como si en realidad se tratase de un diente propio. También suponen un gran avance estético porque al ir anclados a hueso y disponer de unos materiales de gran calidad dan la impresión de pertenecer a la dentadura propia del paciente. No sólo conseguirá una boca sana sino también una sonrisa estética y natural.