El blanqueamiento dental es uno de los adelantos y mejoras que han llegado a nuestra especialidad recientemente, mejorando la estética de dientes teñidos u oscurecidos.

Dientes blancos
Dientes blancos al alcance de todos

Se pueden dar casos de dientes teñidos desde la infancia por la toma de algún medicamento, hasta dientes manchados por malos hábitos como: fumar o tomar café en exceso, sin realizar posteriormente un correcto cepillado. Aunque el tono que se consiga siempre depende de cada caso individual, la gran mayoría de las veces se logra un blanqueamiento dental satisfactorio.

Con este tratamiento conseguimos la mejora estética de los dientes, iluminando y rejuveneciendo la sonrisa.

Las limpiezas bucales sirven para mantener una correcta  higiene, complementaria al cepillado habitual del paciente. Ésta podrá variar en frecuencia dependiendo de las circunstancias personales de cada paciente (apiñamiento dentario, mal cepillado, tipo de saliva, tipo de dieta, sequedad bucal, etc.).

Calidad y servicio
Calidad y servicio

Por más cuidado que una persona tenga al cepillarse los dientes es necesario que consulte a su dentista de forma regular para que éste determine si es necesario realizar una limpieza bucal. Además de realizar la limpieza bucal aprovechamos la ocasión para dar consejos e instrucciones sobre una correcta higiene bucal: desde un adecuado cepillo y pasta dentífrica hasta un buen uso del cepillado manual.

La importancia de un correcto cepillado
La importancia de un correcto cepillado

Muchas personas padecen de mal aliento (halitosis) y principalmente se debe a una mala higiene bucal aunque puede haber otras causas: caries, problema periodontal, problemas digestivos... Nosotros ayudamos a eliminar ésta halitosis en la parte que nos corresponde gracias a la limpieza bucal, mejorando así la calidad de vida del paciente y su relación con los demás.

Aunque la odontología es cada vez más conservadora y se tiende a preservar al máximo las piezas dentales de la persona, a veces es necesaria la extracción de piezas dentarias retenidas (como sucede a menudo con las muelas del juicio).

Estas piezas se extraen normalmente por falta de espacio o malposición. Las extracciones aunque en principio puedan asustar, gracias a la técnica anestésica y el tratamiento médico adecuado se ha transformado el dolor en molestia.

Radiografía

Es necesario controlar la erupción de estas piezas y extráelas preventivamente si se requiere, ya  que ante la falta de espacio estas pueden ocasionar apiñamiento dentario o carear piezas vecinas.

La ortodoncia es la rama de la odontología que se encarga de la correcta alineación de los dientes y de la corrección de problemas de oclusión. Cuanto antes se descubre una irregularidad más sencillo es su tratamiento, por lo que conviene realizar visitas periódicas al dentista.

El tratamiento de ortodoncia se puede realizar tanto en niños como en adultos. Este tratamiento se puede realizar tanto en dentición de leche como en dentición definitiva. Los tratamientos en dentición de leche tienen la ventaja de ser principalmente preventivos, impidiendo que las maloclusiones se consoliden y aumenten, por lo que los padres deberán acudir al dentista ante cualquier duda.

Recuperar la sonrisa es posible
Recuperar la sonrisa es posible

El procedimiento consiste en realizar un estudio de la oclusión del paciente y según éste iniciar el tratamiento ortodóntico adecuado. Los tratamientos son generalmente más simples en niños aunque en adultos también se consiguen muy buenos resultados.

Con la ortodoncia no solo conseguiremos una buena oclusión sino que también una gran estética y una bonita sonrisa.

Los implantes son uno de los últimos avances en el ámbito de la rehabilitación oral. Suponen una mejora tanto funcional como estética. Recuperar las funciones de los dientes como son la  masticación, fonación, estética, conservación del hueso de la zona, etc., ya no es una dificultad insalvable gracias a la implantología.

Radiografía
Radiografía

Al perder uno o varios dientes el hueso empieza a reabsorberse y a perder su grosor, con la colocación de un implante a tiempo conseguimos mantener ese hueso. La misión de los implantes es sustituir la raíz del diente que teníamos para ocupar su lugar y retrasar los procesos de reabsorción del hueso.

Los implantes se sitúan en el hueso y sobre ellos se colocará el diente artificial, de esta manera se consigue una gran fijación y estabilidad del nuevo diente. Esto representa que la fuerza de la masticación recaerá sobre el hueso y no sobre dientes vecinos o la encía, realizando una función muy parecida a la de un diente sano.

Integración absoluta en la dentadura propia del paciente

Además, los implantes suponen una gran mejora no sólo en funcionalidad sino también en comodidad, ya que el paciente podrá comer, cepillarse los dientes, etc., con normalidad y como si en realidad se tratase de un diente propio. También suponen un gran avance estético porque al ir anclados a hueso y disponer de unos materiales de gran calidad dan la impresión de pertenecer a la dentadura propia del paciente. No sólo conseguirá una boca sana sino también una sonrisa estética y natural.